Humor Fran

Humor Fran       

Inicio
Chistes
Fotos
Videos
Adivinanzas
Contacto

Aquí tu página de chistes favoritas, un lugar donde descojonarte con cada chiste.Si eres un soso que necesita ser gracioso para caer bien a la gente o solo quieres renovar tu repertorio, ¡este es tu sitio!
En una cárcel, un preso comenta indignado a su compañero de celda:
Es un poco ridículo lo que están haciendo conmigo.
¿Por qué?
Porque me metieron aquí por robar pan, y ahora me lo traen gratis todos los días.


Dos amigas hablando de sexo, dice una:- Y tu como solucionaste la impotencia de tu marido?- Fui al medico y me dio Cialis, me dijo que se lo diera antes de la cena, y eso hice…- ¿ y que tal?- Pues chica…, nada mas tomárselo y en el primer plato, se levantó, quitó todo lo que había encima de la mesa, me tumbó, y me echó el polvo del siglo.- Chica…, que bien ¿No?- Si, muy bien…, ¡Pero en mitad del restaurante….!!!

- Esto era  un hombre tan flaco, tan flaco, tan flaco…, que

por flaco no tenia ni dedo gordo.
- Y éste mismo hombre era tan vago, tan vago, tan vago, que se murió y sus familiares pusieron como inscripción en su tumba: Y aquí sigue descansando…

Tres vaqueros del Oeste, americano, coincidieron en un páramo de Oklahoma, en una fría noche de invierno. Se llamaban Johnny, Steve y Patxi.
Allí, a la luz de una hoguera, comenzaron a contar sus mayores hazañas, intentando cada uno demostrar quién era el más duro.
Johnny, dijo: "Pues os tengo que decir que yo soy el vaquero más duro, el mes pasado maté, yo sólo y en una tarde, toda una tribu de pieles rojas, nada más y nada menos que 5.000 indios. Me metí en su poblado y empecé a disparar a todo lo que se movía. Cuando me quedé sin balas los seguí matando a pedradas, y cuando me quedé sin piedras los seguí matando a hostias. Hasta llegué a coger sus flechas con los dientes y a tirárselas de nuevo. Luego, fui donde estaban las mujeres, 2.300 en total, y me las cepillé una a una. Wow!, y puedo garantizar que todas quedaron satisfechas, repitiendo dos y hasta tres veces con las más viciosas. Y cuando acabé con la última, al salir de su tienda, maté de un lapo a un bisonte que pasaba por allí, lo asé y me lo comí. Y estaba yo tan contento que me tiré un pedo que quemó todo el poblado y me volví corriendo a casa, que estaba a 280 kilómetros, como si tal cosa."
Steve, seguro de sí mismo, comenzó a contar su historia: "Bah, eso no es nada, verás que yo soy aún más duro que tú. Yo conduje 5.000 caballos salvajes desde Alaska hasta Méjico, solo, sin ayuda de nadie, tardé ocho meses en cruzar el país pero lo hice, y eso que mi caballo murió de cansancio a la semana de empezar y no tuve más remedio que hacer todo el recorrido a pié, rodeando constantemente la manada, día y noche, sin perder ni una sola cabeza. Bueno, y a mitad de camino decidí herrarlos a todos para lo que tuve que fabricar 20.000 herraduras, moldeando el metal a patadas, y clavarlas, por supuesto, con mis propios dientes. Ah, se me olvidaba, para cuando
llegamos a Méjico, estaban todos domados. Y ahora, ¿quién os parece el más duro?."
Patxi, el tercer vaquero, que en realidad había nacido en el mismo centro de Bilbao, no había dicho nada durante toda la conversación. Y siguió sin decir nada, arrojó otra madera al fuego mientras mantenía la mirada fija en la inmensidad de la noche del desierto, recordando quién sabe qué hazaña, mientras removía lentamente las brasas de la hoguera con la punta de la polla.